jueves, febrero 01, 2007

Tus manos_Luali Lehsan



Como las nubes, tus manos saben que la libertad es hija del viento y el cielo.
Y tienen la opaca transparencia de las nubes,
y la infinita bondad del agua.
Porque son agua y como el agua son el principio de la vida

Y tus manos saben sumergirse como notas de una canción perenne en las profundidades del alma y luego emerger con todas las luces de la esperanza.
Porque todo en tus manos se revitaliza
y baila
y la vida se convierte en una danza que mueve las venas de la memoria

Y tus manos son el umbral de la vida, la primera puerta siempre abierta y son la montaña donde habita el eco del primer llanto y son el mar donde navega el velero de la próxima sonrisa.
Y son la barricada que cobija nuestros ojos de los polvos que ahogan los caminos

Y por tus manos fluye el manantial de la vida, porque en ti habita la memoria de la semilla que sabe perpetuar el árbol, y porque en ti el universo es una mirada perpetua a la eternidad, a lo que fuimos, al sol de hoy y al punto donde confluyen todos los horizontes que beben de tus manos

Y la patria es un diminuto territorio cuyos horizontes empiezan y terminan en tus manos, porque son la vanguardia del alma y porque

saben fundirse en otras manos y convertirse en sostén y en caricia y en norte.
Y tus manos saben romper la frontera con el otro y llevarlo a las inmediaciones del alma.

Y cuando tus manos son relegadas al vacío de la existencia, tus manos saben conjugar los verbos de la supervivencia y sacarle al barro su esencia de abrigo para cobijar la esperanza de los vientos que pretenden congelar el alma del universo.

Y saben tus manos reparar los quebrantos que dejan los vendavales a su paso por la vida

Y a veces tus manos son como alas del silencio que vuelan sobre el tejado del exilio y condimentan los días

Y aunque tus manos mueran serán siempre suaves vientos que arrastran la vida sobre las vértebras de las horas.

Y son tus manos la lengua del silencio, el grito de los verbos, la furia de la injusticia

Porque tus manos saben ser bastón para las manos ciegas

Saben ser la cuerda que tira de otras manos.

El pan tiene tus venas y en tus manos más que sustento es un destino.

Y cuando tus manos se cansan tus manos saben congelar la ilusión en las espumas del tiempo y reducirlo a su esencia más remota, la paciencia.

Y saben tus manos el lenguaje de los tambores que doblaron para festejar la luz del principio de los tiempos.
Porque en tus manos conviven los ritmos de la génesis, de la cotidianidad y del porvenir

Y cuando el día muere sin novedad y la implacable noche divide nuestras luces, tus manos saben ser el cuerpo de la oración que reza por nuestras manos.

Clama por el mundo que desterró tus manos, cercenó tus manos,
Un mundo a la medida de tus manos, un mundo mejor.

1 comentario:

Angelita dijo...

Me encanta su prosa mucho, que bien le explicas. Esta prosa realmente produjo una sensación a mí..por cierto, si le guste, puede visitar algunas veces a mi blog Deseos delDía de San Valentín también y compartir sus opiniones, espero que lo guste .