domingo, noviembre 04, 2012

Noviembre_Ebnu


Sobre un lecho de piedra
descansan los huesos de noviembre.

Los abandonamos en su blancura
detrás de los días oscuros.

Pero no era noviembre
lo que importaba.

Éramos nosotros.
Tú y yo.
Era la vida.

Treinta días tridimensionales
calculados para terminar
al otro lado del recuerdo.

Pudo ser octubre o diciembre
pero un día más
habría sido demasiado
para un amor
nacido de la despedida.

Tú y yo
transitábamos
entre el verano y el invierno
por los caminos que dibujaban
las hojas desprendidas
de las ramas del otoño.

Tú descendías de un largo viaje.
Yo doblaba la esquina de las lágrimas
arrastrando jirones de un adiós precipitado.

Nuestras miradas se juntaron
marcando la medianoche
y comenzó noviembre.

Nuestro noviembre.
Que abandonamos sobre un lecho de piedra
abrazando los restos remotos de una pasión apagada.

1 comentario:

Seroma dijo...

letras sensibles